Dulce

Dulce

14 de febrero de 2010

Locura permanente

Desde que tengo uso de razón o en su caso desde que  me falta más de un tornillo en esta cabeza mía, he pensado que la persona no cambia de la noche  a la mañana, para bien o mal una persona es como es y  si lo hace, es porque nunca fue del todo sincera

Muy diferente son  las decisiones oportunas o mal tomadas por uno mismo o terceras personas,  en ese caso son ellas  las que hacen que tomemos un camino  u otro. Pero no por ello, significa que debamos cambiar nuestra forma de pensar, hacer u ser cada vez que  se toma una decisión.

También es verdad que aunque mantengamos esa esencia propia, son las decisiones las que cambian radicalmente toda perceptiva o forma de vida.

Suena un poco contradictorio ¿no?.

¿Qué pensaís?

"El principio más fuerte de crecimiento humano radica en la elección". 

Mary Ann Evans.

Todos tenemos un poder especial: la facultad de elegir. 

Og Mandino

3 comentarios:

HADALUNA dijo...

Sorry porque llevo unos días perdida pero prometo ponerme al día en breve.

Me gusta tu nueva casita, los tonos naranjas me dan vitalidad.

Besitos dulces.

Nunca dejes de sonreir dijo...

;) Se te echaba de menos Hadaluna!!!; Me alegro que te guste ;)

DIAVOLO dijo...

No siempre tenemos la facultad de elegir. Dicha facultad termina cuando otros se empeñan en tomar decisiones por nosotros, con consecuencias que no está en nuestra mano cambiar... lo sé por experiencia.

Besos.