Dulce

Dulce

4 de abril de 2014

Un nuevo olor sevillano

Y como una ventisca se tratará llegó un viernes más a mi rutinaria vida, con cierto silencio y sosiego llegará el final de esta semana, echando llave a esa empresa semanal.

Y será mañana cuando amanezca y despues de dar mimos y arrumacos a esos seres de cuatro patas que me acompañan diariamente, cuando disponga camino hacía esa sierra bética, pasando por esa montaña enamoradiza de antaño situada en Antequera (Málaga), volviendo loca por el exquisito olor que desprende Estepa (Sevilla) y llegando a esa ciudad cuyo color es especial siendo su nombre Sevilla.

Será allí, cuando divise una silueta sin igual, la cual su ironía es su principal arma, retomaremos conversaciones de antaño y actuales. Haciendole saber que siempre estaré ahí.

PD: Te conocí en un momento extraordinario de mi vida, te ví por primera vez en un momento delicado de mi vida y quiero seguir compartiendo muchas cosas contigo, no olvides que no estás sola en este nuevo camino.

Post dedicado a Dinarama Desaries

2 comentarios:

ODRY dijo...

Y que bien huele Sevilla!

Un besote.

Marta en Mayúsculas dijo...

Sevilla tiene un olor especiaaaalll! :))