Dulce

Dulce

14 de junio de 2015

Sin preguntas

Querido diario, hoy además de ser un día plomizo, también es plomizo mi estado anímico. He cambiado algo de lo que era este blog y de esta manera no darle mas vueltas a la cabeza pero ni aún así. Mañana tengo cita con el inspector y sinceramente no tengo ganas de ir porque me conozco de sobra y me hartare de llorar como si las lagrimas no acabasen.

Esto me hace pensar en una conversación hace meses con un amigo donde me declaraba que si amanecía ya fallecido era mejor porque consideraba que la rutina de su vida le era aburrida y no esperaba mas nada por llegar, en ese momento le rebatí hasta la saciedad sin éxito posible pero al menos le di mi punto de vista. Pero ahora la que no quiere amanecer o le da igual es a mi, lejos quedaron las ganas de seguir peleando, lagrimas se desbordan en mi rostro en cualquier esquina, las circunstancias que rodean el tema de mi padre, esa empresa que nos legó lleno de envidias y odios permanentes, luego la intromisión de ese hermano mío que mas que un apoyo moral y no económico esta resultando un verdadero escollo en mi y en la que era la relación maternal, no contento con no tenerme bajo su yugo quiere que cometa o actúe según sus intereses y eso merma mi estado anímico . Sé que no estoy sola, tengo a mi lado una persona increíble a pesar de ser una cabezona de tomo y lomo, pero ella tiene su percepción y yo la mía. Lejos queda aquella chica que conocisteis hace años capaz de dibujar estrellas fugaces y sonrisas por doquier.

Solo necesito abrazos por doquier y sin preguntas por el momento.