Dulce

Dulce

11 de junio de 2015

Sin sentido II

Hubo un tiempo donde mis sentimientos, mis rabietas, mis inquietudes las plasmaba  en una libreta tipo cuartillo llenos de tachones, lagrimas secas y sonrisas camufladas, tras eso llegó un nuevo libro de 500 folios vacíos cuya misión eran ser llenados de sensaciones e inquietudes y cuya meta fue posible tras 4 años narrando con esmero todo cuanto sentía en ese momento.

Llegado un punto llegó a nuestras vidas ese BOOM llamado internet y con ello los blogs, los spaces y demás, aventurada y decidida abrí un blog y desde entonces no cesaba de plasmar lo que sentía, punto de vista, poesías y premios y siempre esbozando esa sonrisa que tanto caracterizaba mi Nick.  Todo ello lo hice en esa casa que me vio crecer durante tantos años, en ese cuarto que aun siendo pequeño era el mas grande que se podía encontrar.

Y ha sido hoy cuando he ido de nuevo a ese cuarto lleno de cajas y peluches de antaño cuando me he dado cuenta de cuanto he vivido y no he sabido procesar o lo he procesado mal o bien si cabe, he observado a esa madre mía que aun sufre por ver mi cuarto lleno de cosas pero sin mi, he percibido su añoranza por compartir conmigo aunque fuera media hora a pesar de que estuviera leyendo periódicos digitales, Facebook o lo que surgiera en ese momento. Me he dado cuenta de la influencia desproporcionada y vil de ese hermano mío, el cual hace todo lo posible de que todo salga como le conviene aun aplastando el amor propio de su hermana.

Es una lastima llenar este blog con una entrada triste, soez pero sinceramente es así como me siento ahora mismo.