Dulce

Dulce

25 de julio de 2010

Uno/a no sabe si tiene oportunidad hasta que lo intenta

" El pasado, pasado es, y ya no volverá", con esta frase, sentí los primeros rayos de ese astro, irrumpir por los ventanales de ese dormitorio verde, mientras una mirada perruna y dócil, se clavaba en mi cara. Tras observar que no solo irrumpía los rayos de sol, por el ventanal si no que también, se colaban las miradas de esos vecinos alocados, decidí levantarme al son de la música, que como siempre hacía vibrar cada rincón de esa casa que me vio crecer.

Después de una relajada y deseada pelea constante con mi amante matutina, cuyo susurro responde a "ducha", salí en busca de ese pequeño pero juguetón bólido, para poner rumbo a la primera quedada de este sábado de Julio.

Y ahí estábamos, con una mega sonrisa por labios, mientras nos fundíamos en mil y un abrazo, hacía 3 meses que no lo veía, pero aún mantenía esa cara de inocencia y dulce que recordaba. Su nueva vida en México, nos impedía vernos tan asiduamente, pero de cierta manera, agradeciamos esa distancia, pues cada vez que podemos quedar, es como si no hubiese pasado ni un solo instante separados.

Tras una grata comida, donde contemplé una vez  más su mirada sosegada y enamorada hacía esa persona que le daba todo el cariño y amor posible, puse rumbo hacía  otro rincón de Granada, para ver a otra persona excepcional, que aún siendo un yogurín, es un verdadero encanto.

Aún recuerdo, la forma que nos conocimos y la verdad es que siempre que lo recuerdo, consigue sacarme una sonrisa de oreja a oreja. Se suele decir que la edad aporta cierta madurez, pero también, debo y he de reconocer que la edad, no  lo es todo y que no todos estamos cortados por el mismo patrón. Sus ojos azulados lo dicen todo, su cuerpo erguido da un sensación de protección increíble y su saber estar, se ha convertido en nuestro pilar, para  seguir cada Miércoles tomándonos ese "carajillo", mientras contemplo por ultima vez su madurez desinhibida.

Llegué de nuevo a esa casa, cuyas paredes han oído y vivido gran parte  de mi vida, tras unos instantes jugando con esa mascota adorable, un arrebato se apoderó de mí, consiguiendo que me sedujera de nuevo esa amante matutina, mientras al son de la música movía ese esqueleto endemoniado.


Comencé a  engalarme, mientras la música y la mirada perruna de otro, observaban atentamente cada paso dado en esa habitación rosa palo.Sin previo aviso, tocarón en la puerta y como un susurro se tratará, me encontré montada en otro bólido rumbo a celebrar el cumpleaños de una amiga.

Y fue llegar a ese Pub-Discoteca, cuando me dí cuenta de la mirada ausente de unos ojos conocidos, sentí que me recorría todo el cuerpo con su mirada fulminante y tras una sonrisa tímida a lo lejos, esa silueta se me acercó.

En ese momento recordé el tiempo que pasamos juntos, los momentos irrepetibles que vivimos y como no, la despedida agría que tuvimos. No lo veía desde hacía 3 años, donde la boda de nuestros mejores amigos,fueron el enlace común para reencontrarnos. 

Pero esta vez, observé algo distinto en su mirada, nunca había sentido su mirada recorrer cada cmts de mi cuerpo, el anhelo por desear lo que una vez tuvo, creaba una situación tan disparatada como insólita. 

Y es ahora, cuando me vais a permitir la osadía de tener ciertas faltas de ortografía, pues no solo tengo alcohol por sangre si no que son las 6 de la mañana, y mis neuronas se encuentran salvajemente aniquiladas, pero aún así, no quería dejar pasar este día donde la frase " El pasado, pasado es, y no volverá", ha sido  la protagonista principal,  porque en determinados momentos es cierto, pero otras tantas veces, irrumpe en nuestra vida a modo de huracán, abriéndonos los ojos como platos y observar con cierta clarividencia lo que antes no veíamos.


"Uno/a no sabe si tiene oportunidad hasta que lo intenta"



2 comentarios:

Juan dijo...

Eich, tu ultimamente tienes mucho alcohol por tu venas, eso no es bueno, que te queda mucho verano todavia que recorrer ,que visitar y conocer. Un besazo.

Verónica (peke) dijo...

Y nunca se sabe donde se encuentra el presente hasta que te das con la realidad...

besotes de esta peke.