Dulce

Dulce

7 de abril de 2013

Etapa nueva

Aún recuerdo nitidamente áquel junio de 2011, cuando yacía inerte entre tierras madrileñas y tierras granadinas, intentando sin explicación alguna dar forma a mi vida a base de estragos insólitos, a medida que los días pasaban mi agonía se extendían a pasos gigantes. Y sin buscarlo apareció tras una ventana emergente de este mundo cibernetico una persona singular pero complicada a la vez, nuestras conversaciones se extendían a madrugadas sin reloj y días con reloj. Llegó ese día donde un café solo y otro cortado fue el aliciente para comenzar una historia sin final. El verano fue como todo comienzo exótico, pletórico y exuberante, cada momento que nos veíamos ansiábamos más de nosotras. Y sin esperarlo llegó setiembre, mes de cambios, la invité a experimentar la vida en pareja, sin saber como actuar y ser pues cada una eramos hijas de padre y madre, nuestras diferencias no parecían asustarnos, y comenzamos esa aventura de convivencia.

Con el paso del tiempo, nuestro "yo" controlado salía a base de enfados, celos infundados y descontrol desmesurado, aún así tras peleas continuas conseguiamos seguir adelante, sin darnos cuenta que nuestro amor se mermaba a pasos gigantes, llegando al punto de estar días enteros con sus noches sin  escuchar ni un solo vocablo una de la otra.

Y ha sido tras noches tintadas de lágrima   y llanto sabor agridulce cuando he decidido plantar no solo a la vida que llevaba si no a la persona  que me ha acompañado durante 17 largos meses.

No sé lo que me depara la vida, pero la verdad es que no me importa.

7 comentarios:

pensamientos del corazon dijo...

lo siento muchisimo, tu mereces algo mejor, lo supe desde esa primera vez en esa playa, desde q os vi. pero a veces los silencios pueden gritar aun mas fuerte, hay q saber escucharlos.

las cosas de palacio van despacio, y no es la primera vez q te lo digo, asi q ahora a mirar hacia delante y esperar a ver lo q te depara la vida.

desde aqi te mando mucho animo y fuerza y decirte q tu puedes con eso y mucho mas

un abrazo

Nunca dejes de sonreir dijo...

Pensamientos. Estàs en lo cierto en muchas ocasiones hay que saber escuchar el silencio aun cuando no hay otra cosa que oir. Un abrazo enorme

Cé. dijo...

A veces hay que saber frenar. O poner pause.
Ánimo.

Seo dijo...

ante todo mucho animo niña porque en tus palabras vi mi propia historia y para lo que quieras ya sabes donde me tienes

un beso

Nunca dejes de sonreir dijo...

Cé: Muchas gracias por los ánimos!.

Seo: Gracias por estar siempre ahí.

Un besazo.

Juan dijo...

cabrillaaaaa, de todo se sale y todo pasa, el tiempo hara lo demas. Un superbesazo.

Nunca dejes de sonreir dijo...

-Juan: De todo se sale, eso no cabe ninguna duda, asi pues seguiremos día a día saboreando este dulce manjar llamado vida ¿no?

Un superbesazo de Martes